PRONUNCIAMIENTO A LA NACIÓN DEL PARTIDO CAMBIO DEMOCRÁTICO

Lugar:

 

 

 

 

 

 

 

 PRONUNCIAMIENTO

 

A medida que las elecciones se aproximan, Panamá vive, lamentablemente, un deprimente espectáculo de calumnias, agresiones y falta de respeto a los principios democráticos.

Este espectáculo alcanzó su punto máximo, ayer, cuando un candidato a presidente rompió todos los límites de la decencia y del respeto a las instituciones.

En una actitud irresponsable, este político, que aspira al puesto máximo de la nación, no tuvo reparos en agredir a la propia institución que pretende ocupar –la Presidencia de la República.

Al distorsionar de forma deliberada un proceso que se sustancia, aún en fase preliminar, por supuestas irregularidades de un ciudadano italiano, el candidato Juan Carlos Navarro no sólo violó el sagrado principio de presunción de inocencia, sino que atacó criminalmente al presidente de la República, hirió la dignidad del cargo que ocupa y la propia imagen del país que con tanto esfuerzo hemos forjado todos.

Mas que eso: agredió a millones de panameños que lo llevaron al cargo que ocupa y que apoyan de forma contundente su gestión de gobierno.

Ningún funcionario de gobierno ha sido vinculado con el proceso que se sigue en Italia. Este es un caso entre ciudadanos italianos y no debe ser usado políticamente para herir la imagen de todo un país, solo por aspiraciones políticas y ser de poder.

No hay nada que justifique, ante la conciencia nacional, el perjudicar nuestra institucionalidad y privilegiada imagen internacional, con un ataque político de esta magnitud solo por intentar ganar ventaja en unas elecciones.

Esta actitud  e inconciencia del perjuicio causado a nuestra nación, solo puede existir ante una carencia total de valores morales, principios democráticos, de respecto a las instituciones, y ante la desesperación por su inminente derrota presidencial el próximo 4 de mayo

Una persona que arremete y falta el respeto de esa manera al más alto cargo de la nación, jamás tendrá autoridad moral para ocuparlo!

Los panameños no aceptamos y no merecemos, un político con una ética personal tan extraña, que firmó y ratificó un Pacto Ético; ahora debería firmar también un Pacto Hipócrita, hecho a su medida.

El pueblo panameño no acepta y no merece un político que usa métodos como estos para intentar llegar al poder, que dicho sea de paso, contribuirá a su fracaso electoral.

Detrás de este método, además, hay una coincidencia impresionante de procedimiento del señor Navarro.

Pocos días después de solidarizarse con un mandatario extranjero contra los intereses de su propio país, él vuelve ahora con unanueva mentira, también gestada en el extranjero, para agredir a Panamá y a sus líderes legítimos.

Eso muestra que el señor Navarro no solo necesita una inyección de valores morales, sino también una fuerte dosis  de amor patrio.

 

Muchas gracias y buenas noches.