COMUNICADO DE LA OFICINA DEL EX PRESIDENTE MARTINELLI: VIVIMOS EN UN ESTADO FASCISTA

Lugar:

 

 

 

 

 

OFICINA DEL EX PRESIDENTE RICARDO MARTINELLI BERROCAL 

                           PRONUNCIAMIENTO

 

¡VIVIMOS EN UN ESTADO FASCISTA!

 

Las decisiones adoptadas tanto por la Corte Suprema de Justicia como por el Ministerio Público, con respecto a hechos en los que se ha mencionado al ex presidente Ricardo Alberto Martinelli Berrocal, dejan en evidencia que vivimos es un Estado fascista, en donde las instituciones llamadas a garantizar el cumplimiento y el respeto a la ley, funcionan como herramientas y brazo ejecutor de la política de persecución en contra de la oposición al actual gobierno.

 

Cada día queda más claro que Ricardo Martinelli Berrocal, es un perseguido político del gobierno nacional que preside el señor ingeniero Juan Carlos Varela Rodríguez. Tal persecución política tiene su génesis en dos hechos muy claros y concretos: como presidente de la República destituyó al hoy presidente ingeniero Juan Carlos Varela Rodríguez como canciller de la República y por el hecho de que Ricardo A. Martinelli Berrocal es el presidente del único partido político de oposición a su gobierno.

 

Las acciones de persecución política contra Ricardo Martinelli Berrocal, a través de la Corte Suprema de Justicia y el Ministerio Público quedaron de manifiesto desde el momento en que el abogado del señor Giacomo Tamburelli, denunció que la mención que este hace sobre el ex presidente; fue producto de la presiones y amenazas que  le hiciera la entonces Fiscal Chevalier y al Secretario Judicial de ese despacho. 

 

Por su parte, la Corte Suprema de Justicia, cada vez que ha admitido el inicio de una investigación penal en su contra, ha publicado un comunicado de prensa en el que se menciona su nombre y sus apellidos y otros datos concernientes a la respectiva denuncia, en violación flagrante a su estado de inocencia que garantiza la Constitución Política, dos convenciones sobre derechos humanos suscritas por la República de Panamá y el artículo 274 del Código Procesal Penal, el cual dispone que “Durante esta fase (de investigación), el estado de inocencia del investigado obliga a guardar reserva en cuanto a su nombre y otras señas que permitan su identificación o vinculación con el delito que se investiga, hasta que se formule la imputación. El incumplimiento de esta disposición acarreará la sanción penal y administrativa prevista en la ley. …”.

 

Estas investigaciones han sido admitidas por una vergonzosamente genuflexa y temerosa Corte Suprema de Justicia y no “por un tribunal competente, independiente e imparcial”, sin prueba idónea que acredite el supuesto delito por el cual se ha ordenado el inicio de la investigación. En el último caso, tres (3) meses después de vencido el término de diez (10) días que tenía la Corte Suprema de Justicia para admitir esas denuncias acumuladas, de conformidad con el artículo 488 del Código Procesal Penal, y en violación, además, del artículo 191 de la Constitución Política la cual establece que el Presidente y el Vicepresidente de la República solo responden “por delitos contra la personalidad internacional del Estado o contra la Administración Pública”.

 

El ambiente de linchamiento que han creado en contra del ex Presidente Ricardo Martenelli, poderosos intereses polìticos, económicos y mediáticos, ha sumado a esta patraña fascista a las instituciones de justicia, las cuales de manera grosera y descarada desprecian la aplicación recta de la ley, para congraciarse con aquellos motivados por el odio, la venganza y la revancha. Llegan incluso a amenazar a personas, castigar a otros o torcer hechos con tal de lograr sus propósitos, causando graves perjuicios económicos, morales y políticos al señor Ricardo Alberto Martinelli Berrocal con el fin de enjuiciarlo y condenarlo mediáticamente y para, finalmente, aniquilarlo económica, moral y políticamente.

 

 

Tales decisiones del pleno de la Corte Suprema de Justicia son irrecurribles desde todo punto de vista legal, por lo cual solo nos queda abierta la vía internacional para denunciar las violaciones al debido proceso, al estado de inocencia y al derecho a la defensa, entre otras garantías procesales, en que el Gobierno Nacional, que preside el señor ingeniero Juan Carlos Varela Rodríguez, ha incurrido en perjuicio del expresidente Martinelli.