CD DENUNCIA PROVOCACIÓN Y RESPONSABILIZA AL GOBIERNO POR LO QUE PUEDA OCURRIR EN PROTESTA.

Lugar:

 

 

 

 

 

El Partido Cambio Democrático, responsabiliza al Gobierno nacional, por los hechos que pueda desencadenar el nuevo acto de provocación que planean ejecutar miembros de los partidos oficialistas; el cual se constituye en otra muestra más del estilo autocrático que impera hoy en Panamá y Venezuela.  

 

Como es del conocimiento público, ayer miércoles 9 de diciembre, las bases del partido Cambio Democrático, convocaron una protesta el día viernes 11 de diciembre, a las 8:00 AM, en las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia.

 

Hemos recibido información de buena fuente, de que en un nuevo acto de provocación, personas vinculadas al oficialismo (Panameñista-PRD-PP) planean llevar grupos de choque, al sitio donde hemos convocado nuestra protesta, en un vano intento de intimidar a los miembros de nuestro colectivo, lo cual no conseguirán.

 

Esta nefasta práctica de provocación, ya fue ejecutada, recientemente, durante la protesta que realizáramos en la Procuraduría de la Nación en contra de la Procuradora Perseguidora Kenia Isolda Porcell, en esa fecha, los miembros de la turba, confesaron que fueron enviados por un Diputado oficialista del circuito 8-7, con la instrucción de provocarnos y mostrar respaldo a la cuestionada funcionaria.

 

Advertimos al gobierno nacional, que el uso de grupos paramilitares similares a los mal recordados CODEPADIS, Batallones de la dignidad o Colectivos en su versión venezolana, ha generado situaciones violentas que ya lamentamos en el pasado y que la insistencia en repetirla, muy probablemente volverá a provocarlos; a pesar de nuestra voluntad de no caer en las provocaciones oficialistas.

 

Las bases de Cambio Democrático denuncian esta nueva provocación oficialista y expresan que no están dispuestas a ceder su legítimo derecho a la protesta, frente a los abusos de quienes gobiernan y la falta de respuestas a los graves problemas que afectan la calidad de vida de los panameños; como es el caso de la creciente inseguridad, el cada vez más elevado desempleo y la pésima prestación de los servicios de agua, salud y transporte.