SEGUNDA CARTA ABIERTA DEL EX PRESIDENTE RICARDO MARTINELLI BERROCAL

Lugar:

 

 

 

 

 

 

SEGUNDA CARTA ABIERTA

 

 

 

RICARDO MARTINELLI BERROCAL

 

Ex Presidente de la República

 

 

 

Presidente,

 

 

"Siento que este país necesita mucha dirección sobre muchos temas, y que el capitán les diga dónde vamos". Empiezo mi segunda carta con estas declaraciones que diste el día después de la primera que escribí mi primera carta pública el 4 de enero pasado.

 

 

El barco llamado Panamá sí necesita un capitán. Un capitán con visión y con un plan de navegación bien trazado, y sobre todo con un equipo que lo acompañe en la travesía. Lastimosamente, y como ya es de conocimiento público, no tienes un plan de gobierno definido, sino un panfleto promocional de tus promesas de campaña, que luego de 19 meses siguen siendo eso: vacías promesas de campaña.

 

 

Tu equipo de gobierno -del “gobierno transparente”- lejos de ayudarte a dirigir el barco son un ancla que solo hace más evidente tu falta de dinamismo.

 

 

Pero hablemos de temas específicos. En 19 meses tu mayor logro ha sido reactivar las grandes obras de infraestructura dejadas por mi gobierno casi listas. Y quiero hacer énfasis en la palabra reactivar, porque sin ningún estudio, prueba de sobrecosto o delito probado, tu administración puso pausa a decenas de proyectos necesarios para el país. Prueba de ello es que al final tuviste que hacer lo correcto y ponerlos en marcha, pero la parte que no has dicho es las decenas de millones de dólares extras que nos están costando a todos los panameños tus malas decisiones. Eso al final terminará en la Justicia.

 

Sólo en la Ciudad Hospitalaria, el costo de detener la obra ha generado un incremento de 48 millones de dólares, casi 8% extra saldrán de los fondos de la CSS, gracias a ti y a tus decisiones.

 

 

 

Tampoco has sido claro con el pueblo al ocultar que hemos perdido casi todos los arbitrajes a los que nos han llevado a causa de tus malas decisiones, y que vamos a tener que indemnizar a decenas de compañías, nuevamente por tu falta de visión y egoísmo.

 

 

 

Al principio de tu gobierno los ministros y voceros gubernamentales se la pasaban en los medios de tus donantes a los que veo con sorpresa que también llevas de viaje al exterior con dinero de los panameños hablando de sobrecostos en las obras, algo que aún no se ha probado. Pero tú nunca vas a aceptar que todo fue una vil mentira.

 

 

 

Por ejemplo, el costo de la línea 2 del Metro de Panamá, a pesar de no ser un túnel que es mucho más costoso -es similar a la línea 1- y a la fecha el avance es este proyecto es vergonzoso, y eso que lo dejamos listo para licitar, craso error, debí haberlo licitado por el bien del pueblo. Sólo en el 2015 la línea 1 movió 68.5 millones de pasajeros, es un crimen que hayas retrasado tanto la línea 2. Pero tu soberbia puede más que la razón.

 

 

Realmente no entiendo porque has decidido no gestionar, no ayudar al pueblo, solo por buscar una venganza personal. Yo no soy más importante que los millones de panameños que sufren tu inoperancia. Me duele por ellos, que seas tan “tortugón”, como ya todos te dicen en la calle. Me duele también que te llamen de esa forma.

 

 

 

Pero sigamos; la licitación del diseño del Nuevo Hospital del Niño tiene un precio de 8 millones de dólares, sólo el diseño; Desconocemos el precio final del proyecto y además tienes que sumarle el costo de indemnizar a la compañía que había ganado el proyecto en una licitación anterior, sin mencionar que este proyecto pasó de reclamo en reclamo y hace escasos días fue finalmente adjudicado.

 

 

 

Tendremos que esperar meses para el diseño y años para que los niños panameños tengan un nuevo hospital.

 

 

 

Las únicas compras que son expeditas son las que haces directas a tus donantes de campaña y amigos, y que al igual que yo, todo el país se ha enterado por los medios de comunicación. Más doble discurso y doble moral.

 

 

 

Pero el colmo de la doble moral fueron las contrataciones “arregladas” del PAN y el Ministerio de Vivienda.

 

 

 

Millones de dólares en licitaciones directas para la empresa de un amigo personal tuyo. Y claro, después de la presión mediática la Procuradora no tuvo más remedio que sumarse al asunto y abrir una investigación contra Rafael Stanziola, que maneja el PAN, y el ministro del MIVI Mario Etchelecu.

 

 

 

Lo patético del asunto es que tienes preso a mi ex ministro Frank de Lima desde hace casi un año por lo mismo. Lo acusas de fraccionar compras en el PAN. O sea que, o tienes preso a un inocente (Frank) o libre a dos culpables (Stanziola y Etchelecu).

 

 

 

Ahora que los tuyos están en la parrilla, me pregunto que harás. Aunque ya he visto que públicamente insinuaste a tu procuradora que los “salven”.

 

 

 

Un país no es muy diferente a una empresa y para que las cosas funcionen el liderazgo debe venir de la cabeza, si quieres ser el capitán de nuestro barco empieza a tomar decisiones, y deja de entrometerte en la Justicia para satisfacer tu odio personal. Piensa mas en el pueblo, y menos en mí.

 

El peso de la inversión en infraestructura pública en la economía es enorme, y mencionaste en tu discurso a inicios del año que has licitado obras por 6.000 millones de dólares, pero no dijiste que de éstos; la línea 2 del Metro y la Renovación de Colón representan casi el 40%, y que el porcentaje de ejecución de las mismas da vergüenza por la inoperancia de tu equipo.

 

Y no sólo tienes problemas para licitar, dar ordenes de proceder y ejecutar. Hay licitaciones eternas, se suben, se bajan, se modifican una y otra vez. Esto no es transparencia, es chambonada.

 

 

¿Qué tan difícil es comprar brazaletes de seguridad para el ministro Aguilera o medicamentos para la CSS?

 

 

Las únicas compras que haces con eficiencia son las directas a tus amigos o donantes, o las licitaciones dudosas, como ya te dije.

 

 

 

Tenemos el ejemplo del equipo pesado, los materiales para techos de esperanza, la comida de las cárceles, los artículos promocionales de la CSS, las bolsas y útiles del MEDUCA, el MINSA, la vergüenza de Fidanque en el Aeropuerto y hasta las mulitas de lo cinta costera. Y ni hablar del abuso que estas cometiendo con las asesorías legales y técnicas, todas de cientos de miles o millones, para allegados, inclusive a miembros del gabinete.

 

 

 

Juan Carlos, sé el capitán del barco que todos esperamos.

 

 

 

Mi pueblo sigue sufriendo.

 

 

Saludos,

 

 

 

RICARDO MARTINELLI