COMUNICADO DEL PARTIDO CAMBIO DEMOCRÁTICO

Lugar:

 

 

 

 

 

 

COMUNICADO DEL PARTIDO CAMBIO DEMOCRÁTICO

 

 

Gobierno de Varela…

 

DOS AÑOS Y MEDIO DE VERDADERO RETROCESO

 

Hoy se cumple el punto medio del mandato del Presidente Juan Carlos Varela y la palabra que resume estos primeros dos años y medio es RETROCESO.  Hemos retrocedido en educación, seguridad, economía, , libertad de expresión, institucionalidad, derechos humanos, ni hablar del tema de salud, mientras sigue aumentado el costo de la vida y de la canasta básica. Lo peor es que el Presidente Varela y su equipo se engañan al reiterar que todo va bien. La mayoría de los panameños pensamos que el país va mal y por el camino equivocado.

 

Nunca se ha visto el índice de fracasos que se ven hoy por hoy, nunca se habían tenido tantos maestros trabajando por muchos meses sin cobrar su salario, y para completar este gobierno le quitó las computadoras y útiles escolares gratuitos que nuestro gobierno había otorgado.

 

En seguridad, el gobierno nos dice que los crímenes han bajado y que los reportes diarios de asesinatos, robos, asaltos y violaciones son sólo percepción. La gente tiene miedo de salir de sus casas, la policía está desmotivada y hay claros ejemplos que indican que el crimen organizado ha penetrado los estamentos de seguridad. El Consejo de Seguridad, en vez de trabajar para desarticular las redes del narcotráfico, pandillas y el crimen, sólo se dedica a perseguir a los miembros de Cambio Democrático. Está demostrado que el gobierno del presidente Varela utiliza el Consejo de Seguridad como un instrumento político, con claros predominios militares y por encima de los demás Estamentos de Seguridad. Los casos prefabricados en él dan muestra de la persecución y atropello a las libertades.  Sin liderazgo, pero con poder, opacó todo lo demás y dirige sin ambages fiscalías y tribunales en contra de los opositores del régimen. Flaco favor a nuestra  democracia.

 

Panamá era la envidia del mundo en su desarrollo económico, pero este gobierno destruyó este crecimiento y los logros.  De crecer 11%, hoy día Panamá está creciendo por debajo del 5%. El desempleo ha aumentado 62.5 %. Se han bajado en indicadores: como el Índice de Competitividad y el "Doing Buisness".  El Centro Financiero está bajo ataque y el gobierno mete la pata con la comisión creada de Alto Nivel nombrada con tantos bombos y platillos.  La Zona Libre de Colón está en vías de extinción y el gobierno no ha logrado cobrar la deuda que tiene Venezuela con los empresarios de la ZLC ni tampoco ha podido lograr que Colombia elimine las medidas discriminatorias contra nuestro país. 

 

El costo de la vida anda por las nubes y nadie ha visto los B/. 58 que prometió Varela en torno a la disminución del costo de los alimentos; lo más preocupante es el abandono del sector agropecuario, situación que se ve reflejada en las reiteras protestas de los productores del país.

 

Panamá pasó de tener una calificación de 85.7 en el 2015 a 36.4 en auditoría a las normas que aplica la Organización de Aviación Civil Internacional  (OACI) en sistemas de seguridad a cargo de la Autoridad de Aeronáutica Civil: fallas en procedimientos, regulación del sector aéreo y en la capacitación en el tráfico del espacio aéreo.

 

En el tema de libertad de expresión, el gobierno ha demostrado ser muy susceptible a las críticas y actúa peor que en los nefastos años de la dictadura militar.  El Presidente de la televisora Nextv, Ricardo Francolini, está detenido por una acusación absurda; el Presidente de EPASA, es llamado a indagatoria por el mismo caso que Francolini. La persecución de este gobierno no sólo se limita a los miembros de Cambio Democrático, también se da contra quienes se atrevan a criticar la gestión de gobierno, ejemplo de ello, la persecución contra los periodistas Fernando Correa y Julio Miller acusado, injustamente, y absuelto de todos los cargos; el caricaturista Julio Briceño (RAC), el analista político José Blandón padre y el periodista Alvaro Alvarado, quienes han sufrido ataques por parte del gobierno por criticar lo obvio: la incapacidad de esta administración. Es un secreto a voces que el gobierno tiene intenciones de cerrar todos los medios de oposición que cuestionen su pésima gestión.

 

La intromisión del Presidente Juan Carlos Varela en los otros órganos del Estado, principalmente, en el sistema judicial ha sido notorio, evidente y descarado; evidenciando la existencia de una justicia selectiva que no busca la verdad: los allegados al poder no han pasado ni un solo día en la cárcel, mientras que los miembros de Cambio Democrático o personas cercanas a la anterior administración son detenidos sin asco y sin argumentos, con una gran celeridad e irrespetando y violando el debido proceso.

 

La incapacidad de Varela ha afectado a todos, hasta la felicidad le ha quitado a los panameños ya que dejamos de ser el país más feliz del mundo: efecto Varela.

 

El escándalo de los Papeles de Panamá, el daño a la reputación más grande de nuestro país, desde la crisis de Noriega, no ha generado ni una sola detención. Mientras que en otros países han multado y encarcelado a miembros de la firma Mossack & Fonseca, aquí en Panamá Ramón Fonseca Mora, amigo y donante de campaña del Presidente Juan Carlos Varela, no se ha investigado y, descaradamente, se burla, diariamente, del mundo a través de las redes sociales. Queda clara la importancia que tiene el escándalo Panama Paper cuando sus propios voceros, desde el presidente, reiteran que dicho escándalo, no ha causado mayor daño al país.

 

El Ministro del Obras Públicas, el Ministro de Vivienda y el director del Instituto de Mercadeo Agropecuario, sólo por mencionar algunos ejemplos,  tampoco han sido investigados por división de materia, manipulación de contrataciones directas y escándalos de corrupción. El ex alcalde Vallarino, que confesó haber recibido un soborno, duerme tranquilo en su casa. Mientras surgen cada día nuevos escándalos de altos funcionarios, allegados al gobierno y copartidarios, cobijados por el Presidente.


Este gobierno ha sido mudo ante las violaciones de derechos humanos de los opositores en nuestro hermano país Venezuela.  No es de extrañar ya que Varela actúa como su amigo el dictador Maduro.  Aquí también se violan los derechos de miembros del gobierno anterior que han sido detenidos, preventivamente, sin justificación; un ejemplo: el caso de Gustavo Pérez condenado con una acusación jalada de los cabellos.  El gobierno no ha defendido a los empresarios de la Zona Libre Colón, ni tampoco al ciudadano panameño Abdul Waked quien ha sido destruido, económicamente, sin la presentación de pruebas o mucho menos un juicio ante una autoridad competente. Esto implica la falta del fiel cumplimiento de la Constitución en la defensa de los panameños y sus intereses. Al gobierno le preocupa más favorecer los intereses de sus donantes de campaña con los negocios de Waked que preservar la sagrada seguridad jurídica y los miles de empleos de los panameños.

 


El partido Cambio Democrático ve con preocupación la incapacidad del Presidente Juan Carlos Varela. Todos los avances que se  lograron en el quinquenio pasado se han perdido gracias al odio, la sed de venganza e incapacidad de Varela:  obras paralizadas, empleos perdidos, personas detenidas, injustificadamente, solo por querer destruir al ex Presidente y Presidente del partido Cambio Democrático Ricardo Martinelli.  Por ello, le exiguimos al Presidente Varela que se ponga a trabajar,  que le resuelva los problemas al panameño de inseguridad, el desempleo, la salud, el transporte. Que se dedique a cumplirle las promesas al pueblo para lo cual fue elegido y que deje de estar en campaña con más promesas que no cumplirá.

 

Las recientes declaraciones del Presidente Varela y su gabinete en pleno en su informe anual de gestión, dadas a los medios, rebozan de hipocresía, demagogia, mentiras  y sesgos perversos que no nos sorprenden, pero que sí dejan o confirman la preocupación de Panamá y los panameños por su futuro, el devenir y por el camino que lleva el país que no se merece lo que hoy tiene por gobierno: Nefasto e incapaz.