EN MI GOBIERNO SEGUIREMOS GANANDOLE LA BATALLA AL HAMBRE Y LA DESNUTRICIÓN.

Lugar: CAMBIO DEMOCRATICO

 

 

 

 

EN MI GOBIERNO SEGUIREMOS GANANDOLE LA BATALLA AL HAMBRE Y LA DESNUTRICIÓN.
 
Todos, debemos sentirnos orgullosos de los logros excepcionales que nuestro país ha alcanzado en la lucha contra el hambre y la desnutrición, aseguró el candidato presidencial de Cambio Democrático José Domingo Arias.  Estos logros, fueron reconocidos recientemente por la Oficina de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO) en ceremonia celebrada el pasado domingo 16 de junio en Roma, en donde el Presidente Ricardo Martinelli, en nombre de todos los panameños, recibió la distinción otorgada a Panamá.
 
El avance destacado que registró Panamá desde el año 2010 al 2012, radica entre otras cosas, en los programas sociales programas y proyectos sociales que implementó o mejoró la administración Martinelli. 100 a los 70, la Beca Universal, Proyecto Alimenticio de Huertos y Granjas y la mejorada Red de Oportunidades han sido claves para alcanzar nuestros logros; próximamente, empezará a funcionar el programa Ángel Guardián, que sin duda apuntalará nuestros esfuerzos, indicó el candidato presidencial.
 
Arias destacó que en su Gobierno, Panamá seguirá ganándole la batalla al hambre y la desnutrición, porque seguiremos desarrollando esos importantes programas y proyectos sociales. Seguiremos dándole comida barata a los panameños a través la las Jumbo Tiendas y Jumbo Ferias las cuales reforzaremos con recursos económicos para que amplíen su red; con el Ministerio de Educación mejoraremos los programas nutricionales dirigidos a los estudiantes y los comedores escolares; con los gobierno locales, también llevaremos comida barata a las comunidades a través de los comedores y mercados municipales.
 
La ceguera política de nuestros opositores, que critican incluso los reconocimientos internacionales recibidos por nuestros logros en el combate contra el hambre la desnutrición, no nos apartaran del camino de seguir mejorándole la vida al pueblo panameños, concluyó José Domingo Arias.